domingo, 25 de junio de 2017

Silencio. Si hablas de mis sentimientos.

Silencio. En nombre de los que tenemos un mundo sin compartir con nadie, o quizás, sólo con alguien...
En nombre de los que prefieren pasar por la vida sin cargar las mochilas de los demás, quejándose...
Silencio, en nombre de esos valientes que han decidido ser guerreros de la vida y no derrotados.



Porque la confianza no es una obligación. Es un acto de generosidad que no todo el mundo merece... 

Que te quede claro: tengo secretos que jamás te confiaría..

Por lo tanto, si hablo de sentimientos, de tristeza, de sueños o si vas a darme un consejo que no pido; guarda silencio...



Silencio. Si hablas de mis sentimientos sin haberte molestado en preguntar qué sentía. Porque para leerlos, necesitas tener el poder de leer el alma, necesitas arrancarme la piel y vestirte con ella. Necesitas ser yo...

Y sé que te gusta colocarme sentimientos que no son míos, pero yo siento de manera diferente a tí.

Ni más. Ni menos. Diferente. 

Silencio. Si hablas de mi tristeza. Siento que me faltas el respeto, al relativizarla. No tienes derecho, no te lo he dado. Porque eso que estás tratando de pequeño... me destruye, me mata día a día... aunque también me hace fuerte. ¿Quién eres tú para medir la tristeza? 

Tú, que jamás has llorado a mi lado. Tú, que nunca has notado cuando una imagen, una conversación o una palabra me ha llevado a un mundo que jamás has visto. Lleno de dolor y desesperanza...

No quiero que hagas la similitud con lo que a ti te duele. Porque no me consuela que tu creas que es menos importante, en tu mísera comparación. Porque mi pesar es mío. Tu miseria no juntará mis pedazos rotos para siempre...

Me duele diferente a tí. Ni más. Ni menos. Diferente.


Silencio, si hablas de mis sueños.

Recuerda que anhelo algo mío. Tan mío, que no puede ser tuyo. Piensa que tu sueño para mí es un inmenso vacío que no da sentido a mi vida. No sueño, lo que tu sueñas...

Mis sueños forman parte de ese mágico mundo que construyo cuando nadie me ve...tan maravilloso e irreal. Allí, donde todo se puede.

No son mejores anhelos que los tuyos. Ni peores. Son míos...

Silencio, si vas a darme un consejo, que yo no he pedido. Porque incomodas, provocas que quiera responder faltando a mis principios y al silencio que pido. Porque tus frustraciones o lo que te ha tocado vivir, son grandes enseñanzas. Para tí.

Que te quede claro:
No quiero tu vida. Ni cambio la mía por la tuya. Yo soy yo, y me gusta vivir experiencias y vivencias diferentes. Que no te moleste, pero no te envidio. No me gustaría ser tú. 
Respeta mi camino y mis pasos. Son los que quiero o los que la vida me obliga a dar... No hago daño a nadie. Y si lo hago, lo lamento...

No soy mejor que tú, pero tampoco menos.