miércoles, 2 de mayo de 2018

Escucho la música...buscándote a tí.

Suena música a lo lejos...parecida al llanto sordo del dolor.
Estoy dando los últimos pasos para poder hacerte realidad.
Detrás de mi dejo muchos errores, oportunidades perdidas.
Lágrimas y silencio.

Continúa el violín, añejo, triste, agónico...como el consuelo
del que ha perdido un ser querido.
Susurra: ya pasó...se fué para siempre...
Soledad y miedo.

Nota tras nota, te destruye y te hunde. Sal en las heridas...
Pienso: ¿Por qué no existes?

Y la melodía entra en adagio. Imágenes de un amor perfecto,
anhelado...

Un san valentín con cartas de amor y mensajes velados...
noches que te abrazan, sin decir nada. Todo.
Mirarnos y sonreír. Pensar para sorprender. Ilusionar para hacer feliz.
A otro. A mí. A dos.
Dos almas que se buscaban desesperadas, que se soñaban...
Dos cuerpos hambrientos de otro cuerpo.
Dos mortales jugando a la inmortalidad con sueños de futuro, de más.
Dos nacidos para amar, para sentir, para acompañar.

Un camino juntos..
Un sólo espacio..
Una canción
Una vida.

Pero la música se acaba...con el silencio más atronador...

Y continúo respirando, mirando al frente, preguntando al aire:
- ¿Por qué no existe?

Y vuelvo a poner la misma música, esperando el momento álgido.
Para imaginarlo. Me emociona tanto que lo presiento.
Tanto, que siento que lo pierdo...

Un piano, con notas lentas, meditadas...

La magia de un momento que se hace eterno...

La música es amor buscando palabras (Lawrence Durrell)
Y yo la escucho, buscándote a tí...







sábado, 21 de abril de 2018

Mi sueño...

Ayer me entregaste tu alma.
Me dijiste: Te quiero

Tuvimos la mejor noche de nuestra vida. En una cabaña donde el rugido de las olas del mar, nos cantaban una nana.

La luna llena nos espiaba, donde una inmensa cama, protagonizaba el abrazo más grande de la historia...

Esa noche, dos se convirtieron en uno. Multiplicando las caricias, dividiendo hasta el infinito el dolor del pasado.

Mariposas iban y venían, como si de la primavera se tratara...

Un suspiro, casi con lágrimas en los ojos, expresaba lo que no se puede con palabras...

Después, cuando llegó la calma..., mi cuerpo dormitaba, pero mi corazón, me mantenía en vilo.
No quería perderme nada.
Miraba tus ojos relajados, te miraba a tí, dormido.
Eterno.
Levantaba mi mano, para acariciarte. Emocionada. Sorprendida.
Como si fuera la primera vez que te veía...

Jugué con las caricias, inmortalizando el momento, inmortalizando tu cuerpo. Como si pudiera atraparlo en mis manos...
Para siempre, o al menos, durante una eternidad...

Te despertaste y sonreíste, con una infinita ternura...
Y me abrazaste, hasta el punto de curar mis heridas. Hasta hacerme saber, que eras tú.
Ya no debía buscar más, eras aquel que pensé que no llegaría...

Y mi corazón se llenó de esperanza,
de una nueva vida...
de ilusiones típicas de una niña...
De sonrisas sin motivo,
de sueños sin desvelo,
de caricias desmedidas...

Y mi alma, se vació...
de miedos y desdichas,
de silencios y anhelos,
de angustia y ruegos...
Se vació de tímidez,
de lágrimas y tristeza...

Y ahora, solo quiero volver a dormirme, volver a sentir que te tengo.
Porque todo esto, ha pasado...
pero en un sueño.

Y ahora te pido, a tí, dueño de mi destino,
Señor del futuro,
dador de esperanza...
Da la orden. Te lo ordeno...

Hágase realidad,
es mi más ansiado sueño...















Amar sin amado

Amar sin alguien a quien darte,
es como el árbol que en verano
da su sombra a nadie. 

Es como el agua del río que termina,
sin querer en el mar. En el aire...

Es como la obra de arte, 
que guarda el coleccionista en casa, 
y que no ve nadie...

Amar sin alguien a quien besar,
es como mirar, contemplar...
pero siempre de lejos.

Es como querer tocar, 
y que entre los dos haya un cristal...
inmenso, frío y que no atravieso..

Guardaré el amor y soñaré que te tengo....
porque despierta, 
duele saber...

Que no toco tu cuerpo
que beso, sin tus labios
que pasa el tiempo...
amando, sin amado...








domingo, 18 de marzo de 2018

Destino

Él le preguntó: ¿Qué se siente siendo admirada, envidiada, odiada y a ratos...amada?



Ella le respondió: Cada herida que me haces tú ¿ellos la envidian?
Entonces, debo hacerlo bien.

Ven mi disfraz. Todo aquello que envuelve mi alma.

Tú, que me apuñalas a diario...que eres capaz de meter tu mano en mi pecho hasta alcanzar mi corazón y arrancármelo.

Tú que me dejas sin respiración cuando veo lo que no será mío, cuando otros celebran lo que yo quería para mí...

Hoy sé que estoy sola.

Me duele la indiferencia de los que saben que perdí mis sueños. Pero qué liberador quitar la máscara a aquellos que dicen amarte...no saben, que en silencio, yo ya los quité de mi patrimonio personal.

Silencio....este es un secreto entre tú y yo....pero a partir de hoy; sus palabras tienen el valor de lo más barato que pueda encontrar en un mercado...

Sí, soy fuerte. No me has dejado otra opción, es eso o caer en un abismo del que no sé si estoy preparada para salir.

Tú, siéntate conmigo a descansar de tanta desilusión y ríete. Ríe, porque llorar,...no. Ellos no merecen nuestras lágrimas.

Destino.




Sobreviví, sin tí.

Hace un año, se me partió el corazón,
Lloré cada día desde entonces.
A sólas, sin tí...

¿Alguna vez te ha dolido el alma?
No puedes dejar de sufrir, cuesta respirar, 
el miedo se apodera de uno mismo. Sientes desesperanza,
duele respirar, deja de importarte todo. 
Vivir es secundario. 

Y mientras me lamentaba en silencio; 
Tan sólo esperé...

Tu consuelo,
Romperme, compartiendo mi pena a tu lado.
Esperé tu abrazo,
Esperé el momento mágico que crean dos: 
- El que desnuda su alma y el que la arropa como si fuera la suya...

Y esperando....
Me hice frágil aparentando ser fuerte.
Sonreí más que nunca, mientras lloraba..
Me hundí entre mis pedazos rotos...
Emocioné cuando menos creía en la vida...
Me sentí sola. A la deriva...
Viví en un silencio aterrador...

Hoy vienes lamentándote de tu vida y tus circunstancias...

Vuelve contigo mismo...

En este tiempo cambié mi generosidad por egoísmo. 
La amistad, por mi más sincero yo. 
Tu vida, por la mía.
En este tiempo crecieron mis heridas y ya no siento las tuyas.
En este tiempo aprendí que quien más me necesita, soy yo.
En este tiempo, sobreviví, y tú...

Tú...

No estabas allí. 


  

domingo, 4 de marzo de 2018

Te sigo imaginando

Hoy he vuelto a pensar en tí...

No hay día que no llore recordándote. Quiero que sepas que sigo viviendo, y no entiendo por qué. 
Sin tí, siempre me faltará algo importante. 

Estoy aterrada. Creo que llegará el momento en el que no podré mirar hacia delante.
Vivo en una tensa calma, sabiendo que un paso en falso me matará...para siempre.

Y no te lo he dicho, pero todavía te espero. No pierdo la esperanza. 

Serás el regalo que pensé que la vida no me daría. Sólo espero que ese futuro sea presente.

Te voy a dedicar mi vida, te voy a dar más amor del que jamás nadie escribió, te voy a dar cada segundo que respire y mucho más...

Te quiero. Por eso, vas a existir. 


No me conoces

No. No me conoces.
En mi interior estás dejando de pertenecerme...

Empiezas a dejar de importarme...

Porque nada es gratuito. Todo se marca, a veces en el corazón, a veces en el recuerdo, otras en el lugar donde residen la desilusión y la decepción. 

Me duele que me dé igual cómo estás...pero no me duele no tenerte. No te echo de menos. No confío en tí. No...

Y ojalá un día vuelvas a importarme, como amigo, créeme que me esfuerzo en tratar de imaginar el pasado, donde fuimos felices...y ya no es suficiente...

Hoy dices que soy un misterio, que no se me llega a conocer..  
- ¿Le darías tu fragilidad a cualquiera?

¿Se la darías a quien te ha hecho sentir una pieza de recambio...?
¿Se la darías a quien ha visto un cuerpo, mi mejor vestido?
¿Se la darías a quien sólo ve una sonrisa; mi mejor máscara?
¿Se la darías a quien se ha dejado tocar por unas manos maravillosas; mi mejor abrazo?
No. No me conoces.

Le daré mi fragilidad, mis secretos y mi alma a quien me haga sentir más importante que su propia vida, se la daré a quien lea mis ojos, mi dolor, mis sueños. 
A aquel que no se conforme con un "estoy bien" sino que llegue a mis entrañas para saber lo negro que puede ser mi día y la luz que puedo emitir en mis mejores momentos; 

Hasta nunca, nadie...